Una de las gargantas

Una breve descripción de la zona.

La comarca de la Vera de Plasencia, La Vera en general, se encuentra situada al nordeste de la provincia de Cáceres entre el macizo de Gredos y el río Tietar.

Limita por el norte con el Valle del Jerte y la comunidad autónoma de Castilla y León y al este con la Provincia de Toledo. Al oeste, limita con la Tierra de Plasencia y al sur con la comarca de Campo de Arañuelo.Los pueblos de la comarca están situados en la vertiente sur de la Sierra de Gredos, circunstancia que ha determinado el clima y el medio natural característicos de este territorio. Hacia el sur de la comarca se encuentra el río Tiétar en el que desembocan las gargantas y arroyos que nacen en la sierra.

Pozas, gargantas y zona de baño

Llegamos Valverde, nos están esperando unos amigos en la plaza donde está ubicado el ayuntamiento de la localidad. Nos tomamos una cañita en una terraza, justo enfrente teníamos esta vista.

El ayuntamiento de Valverde de la Vera

Esta localidad es conocida sobre todo por una de sus tradiciones, «El empalao«. Durante la semana santa, en concreto el jueves por la noche.

La primera vez que estuve viendo esta tradición me impresionó mucho. Pude observar como «empalaban» a un vecino, seguir sus pasos por las distintas estaciones, observar la dificultad de maniobra cuando se encuentran los empalaos y ver como queda el cuerpo después de retirarle las maromas que sujetan el cuerpo al «timón».

Es deseable que si vas de visita y te encuentres con este acto religioso, te guste o no, sigamos unos mínimos consejos, se ruega no molestar y respetar la tradición, no hacer fotos con flash, no arrojar nada al suelo…

Desnudo, se le atan a un timón de arado los brazos y el torso, formando una faja. Se cubre de media cintura para abajo con una enagua o túnica corta. Su cabeza queda cubierta con un velo traslúcido que permite ver el camino. Sobre su cabeza una corona de espinas ( a veces de flores). A su espalda quedan fijadas unas espadas alzadas en forma de V. De los extremos de los brazos cuelgan tres pares de vilortas. Del mismo palo, cuelga una sabanilla o estola a la altura de los brazos. Descalzo y en silencio hace el «Vía Crucis» por todo el pueblo, acompañado sólo por el Cirineo que lo guía con su farolillo en la oscuridad de la noche.

La visita que realizamos fue a finales de mes de mayo, nos dimos un paseo por los alrededores del pueblo.

Valverde de la Vera

Pudiendo tener una vista de la localidad encerrada entre un paisaje verde, alejados del bullicio de la vida diaria se percibe mucha calma y tranquilidad en el ambiente.

Al día siguiente estuvimos en una de las gargantas, para acceder a ella, carretera primero, luego un camino forestal y un poco de caminar.

El agua que baja de vez en cuando parece que se remansa, generando playas en las que nos podemos bañar con tranquilidad, con agua calma y no muy fría (al menos ese día), apoyarnos en las piedras y recibir un ligero masaje al caer el agua en nuestra espalda…

Buscando el nacimiento, es un decir, seguimos el cauce, encontrándonos un molino en ruinas, que servía para subir agua y a la vez hacer de prensa, por lo que pudimos ver.

Molino en ruinas

La ubicación: