Estamos en Potes, pueblo cántabro. Después de comernos un buen cocido montañés, reposamos un rato Más >